miércoles, 12 de enero de 2011

Dioxinas: un peligro para los que comen alimentos de origen animal

En el siguiente artículo publicado en 20minutos.es no se menciona que en España pueda ser un peligro para la salud el alimentarse con productos de procedencia animal. Todos los que vivimos en este país estamos acostumbrados a que este tipo de problemas sanitarios aparezcan en la prensa refiriéndose a territorios fuera de nuestras fronteras. Ya sabemos que en España nunca pasa nada, todo va bien, en definitiva: somos un país ejemplar para el resto del mundo mundial…



La contaminación en Alemania de huevos, carne de gallina yahora también de cerdo, con altas concentraciones de dioxinas, ha vuelto a poner de relieve la vulnerabilidad de la cadena de seguridad alimentaria. Desde que el pasado día 3 de enero estallara la crisis de las dioxinas, por la utlización de grasas para uso industrial en la elaboración de pienso animal, se han cerrado casi 5.000 explotaciones agropecuarias en el país, se ha sacrificado a cientos de animales y el escándalo ha cruzado fronteras con Francia, Holanda y Dinamarca. Pero, ¿qué son las dioxinas? ¿representan un peligro para la salud? ¿qué está haciendo España al respecto? La OMS y la Agencia Española para la Seguridad Alimentaria responden:

¿Qué son las dioxinas? ¿De dónde surgen?

 

Las dioxinas son un grupo de unos 200 compuestos químicos contaminantes. Se encuentran en el medio ambiente de todo el mundo, aunque con más concentración en los países desarrollados. Tienden a acumularse en el tejido graso de los animales. Son preocupantes por su elevado potencial tóxico.
Las dioxinas pueden producirse en procesos naturales como las erupciones volcánicas y los incendios forestales, pero son fundamentalmente subproductos de los procesos industriales. Es decir, no se crean conscientemente, sino que son residuos. La incineración descontrolada de desechos suele ser la principal causa. El humo del tabaco también las contiene, aunque en bajos niveles.

¿Cómo llegan al cuerpo humano?

 

Más del 90% de la exposición humana se produce por medio de los alimentos, en particular por los productos cárnicos y lácteos, pescados y mariscos.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación?

 

La exposición breve del ser humano a altas concentraciones de dioxinas puede causar erupciones cutáneas, así como alteraciones funcionales hepáticas. La cara del ex presidente ucraniano Victor Yshchenko es un claro ejemplo del efecto de un envenenamiento por dioxinas.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo para la salud?

 

La exposición prolongada se ha relacionado con alteraciones inmunitarias, del sistema nervioso, del desarrollo, del sistema endocrino y de la función resproductora. El feto es particularmente sensible a las dioxinas y la exposición crónica se ha comprobado que causa varios tipos de cáncer.

¿Cuál es el orígen de la contaminación en Alemania?

 

El origen del problema está en la contaminación de los piensos. Las granjas afectadas compraron un pienso para cuya fabricación se utilizó grasas que debían servir para producción industrial pero no para la alimentación animal. Estas grasas, de origen animal de mataderos, contenían dioxinas que han vuelto ahora a la cadena alimentaria.



¿Hay antecedentes a esta crisis de las dioxinas alemana?

 

En 1999 se detectaron altas concentraciones de dioxinas en aves de corral y huevos procedentes de Bélgica. El origen estaba también en los piensos contaminados por aceite industrial de desecho que había sido utilizado de forma ilegal. En 2004 se detectó en Holanda leche con dioxinas, cuyo origen estaba en una arcilla utilizada para la producción de piensos. Dos años más tarde también Holanda hallo trazas de estos compuestos químicos en piensos animales. A finales de 2008, Irlanda retiró del mercado muchas toneladas de carne de cerdo y productos porcinos, porque se detectó que contenían hasta 200 veces más dioxinas del límite de inocuidad prescrito.

¿Qué está haciendo España para evitar la 'crisis de las dioxinas alemanas'?

 

En un comunicado oficial, Sanidad descarta -hasta el momento y a la vista de la información disponible- la distribución de productos alimenticios y piensos potencialmente contaminados a nuestro territorio nacional.
De forma general, un control estricto de los procesos industriales es lo más útil para limitar la formación de las dioxinas, según la OMS. España realiza controles "continuos" de calidad en la cadena alimenticia y existen varias leyes que fijan los máximos de dioxinas en los alimentos. "El riesgo cero en alimentación, no existe", aseguran en la agencia de seguridad alimentaria.
De todas formas, y ante la crisis alemana, el comité permanente de vigilancia de la cadena alimentaria estudia este miércoles si se instauran controles adicionales a la producción de pienso para animales.

¿Qué puede hacer el consumidor para reducir el riesgo de exposición?

 

La eliminiación de la grasa de la carne y el consumo de productos lácteos con bajo contenido graso pueden reducir la eliminación de dioxinas, según la OMS.

Noticia relacionada:

Dioxinas: la agroindustria al banquillo


Quizá te interese:

El uso excesivo de antibióticos en humanos y animales “amenaza la salud mundial”

 



La tiranía del Gran Dictador




No hay comentarios:

Publicar un comentario