viernes, 10 de diciembre de 2010

Día Internacional de los Derechos Animales

Los animales tenemos derecho a la vida,  a una vida en libertad.
Los animales no humanos nunca debieron perder los derechos que la humanidad les ha robado.
Los animales no humanos no son nuestra propiedad. No son nuestros esclavos. 


      En 1879, el filósofo británico Jeremy Bentham, después de que Francia acabara de abolir la esclavitud, expresó en su obra “An Introduction to the Principles of Morals and Legislation” (Introducción a los Principios de la Moral y la Legislación) refiriéndose a los animales: "Puede que llegue el día en que el resto de la creación animal recupere los derechos que nunca le hubieran sido arrebatados salvo por la mano de la tiranía. Los franceses ya han descubierto que la negrura de la piel no es una razón por la que un ser humano pueda ser abandonado sin remisión al capricho de su torturador. Quizá llegue el día en que se reconozca que el número de patas, la vellosidad de la piel, o la terminación de hueso sacro, son razones igualmente insuficientes para abandonar a un ser sensible al mismo destino. ¿Qué otra cosa debiera trazar el límite insuperable? ¿Acaso la facultad de razonar, o tal vez la facultad del lenguaje? Pero un caballo adulto, o un perro, es, más allá de toda comparación, un animal más racional, y con el que es más posible comunicarse, que un niño de un día, de una semana, o incluso de un mes. Supongamos, sin embargo, que fuese de otra manera, ¿cuál sería la diferencia? La pregunta no es ¿pueden razonar?, ni ¿pueden hablar?, sino ¿pueden sufrir?”. 


Temas relacionados: 


      La tiranía del Gran Dictador




No hay comentarios:

Publicar un comentario