domingo, 10 de octubre de 2010

EL HOMBRE MÁS PODEROSO DEL MUNDO ES EL QUE ESTÁ MÁS SOLO

Quiero compartir con vosotros algunas frases del libro Pregúntale a Platón del profesor de filosofía Lou Marinoff, en las que reflexiona sobre LA IDENTIDAD INDIVIDUAL FRENTE A LA IDENTIDAD DE GRUPO y la necesidad de fortalecer nuestra individualidad, escapando del etiquetamiento colectivo y la ceguera voluntaria. El ir contra corriente, el no dejarse guiar como una marioneta por los poderes establecidos puede acarrear, en la mayoría de las ocasiones, el ser tildado como “enemigo” de la sociedad. Este fue el precio que pagó el principal protagonista de la obra de Henrik Ibsen UN ENEMIGO DEL PUEBLO, del que citaré algunas frases al final del texto. El filósofo español José Ortega y Gasset también advirtió sobre este peligro en su obra La rebelión de las masas: “ La masa arrolla todo lo diferente, egregio, individual, calificado y selecto. Quien no sea como todo el mundo, quien no piense como todo el mundo, corre el riesgo de ser eliminado ”.


LA IDENTIDAD INDIVIDUAL FRENTE A LA IDENTIDAD DE GRUPO

La esencia del conflicto entre grupos parte de la renuncia a la identidad individual, el pensamiento y la expresión propias, por la identificación con el grupo. […] Cuando se cambia la identidad individual por la identidad del grupo también se cambia una parte de la libertad de pensamiento y acción por otra de sumisión al colectivo, que exige uniformidad de creencias y conformidad de actos. Arthur Koestler llamó a este fenómeno “identificaciónn autotrascendente” y escribió que “los males de la sociedad no están causados por la agresividad de los individuos, sino por su identificación autotrascendente con los grupos […]
la corriente delirante que atraviesa la historia no se debe a formas individuales de locura, sino a los delirios colectivos generados por un sistema de creencias basado en emociones”.
El beneficio inmediato es la seguridad: el grupo da la bienvenida al individuo, le evita la problemática búsqueda de uno mismo al ofrecerle una identificación cómoda, y apela al instinto de pertenencia. El grupo hace que el individuo se sienta querido.
[…] Si se pregunta, al azar, a gente de la calle “¿Tú qué eres?”, estoy seguro de que la mayor parte identificará su identidad con algún grupo: “Soy médico” o “Soy cristiano” […] o “Soy feminista”…Muy pocos ofrecerán de improviso una respuesta más ilustrada, del tipo “Soy un ser humano único”.
En cambio, si fuéramos capaces de contestar de esta forma con honestidad, de aceptar nuestra propia individualidad única y el pleno significado de nuestras identidad personal, podríamos acercarnos a los demás sin conflictos. El reto de cada uno de nosotros es en última instancia poder estar solos, sin miedo y felices de ser exactamente lo que somos. […] La cumbre del éxito del ser humano se alcanza cuando uno encuentra su identidad como ser único, y no cuando uno la pierde en una identificación autotrascendente con un grupo. Hay que ser uno mismo y parte de la humanidad. Entonces nadie nos podrá convencer o coaccionar para que nuestros pensamientos y nuestros actos sean violentos hacia los demás, basándonos en meras diferencias en la apariencia o en las creencias. Encontrar la propia humanidad independiente de una identificación con un colectivo permite encontrar en los demás, y, al mismo tiempo, ser reconocido.




Hasta aquí el texto copiado del libro Pregúntale a Platón
La frase  El reto de cada uno de nosotros es en última instancia poder estar solos, sin miedo y felices de ser exactamente lo que somos”, me ha recordado algo que expresó E. M. Cioran y que está publicado en el libro Conversaciones (una recopilación de entrevistas realizadas al escritor rumano, publicadas por Tusquets Editores). En su conversación con Luis Jorge Jalfen, Ciorán expresa su idea sobre el miedo a la soledad:
“La catástrofe, para el hombre, se debe a que no puede quedarse solo. No hay ni una persona que pueda estar sola consigo misma. Actualmente, todos los que deberían vivir consigo mismo se apresuran a encender la televisión o la radio. Creo que, si un Gobierno suprimiera la televisión, los hombres se matarían entre sí en la calle, porque el silencio les aterra. En un pasado lejano, la gente se mantenía mucho más en contacto consigo misma, durante días y meses, pero ahora ya no es posible”.
Arthur Schopenhauer dijo:
"Toda sociedad exige, necesariamente, un acomodamiento recíproco, un temperamento; así cuanto más numerosa es, más insípida se hace. No se puede ser verdaderamente uno mismo, sino mientras está uno sólo; por consiguiente, quien no ama la soledad, no ama la libertad, porque no es uno libre sino estando solo" schopenhauer-web.org/citas.html
“El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad”
EL HOMBRE MÁS PODEROSO DEL MUNDO ES EL QUE ESTÁ MÁS SOLO
Uno de mis libros favoritos es Un enemigo del pueblo del dramaturgo y poeta noruego Henrik Ibsen. En él, el protagonista principal, el doctor Doctor Sotckman se enfrenta a una sociedad ciega, manipulada y corrupta, una sociedad que le considera “enemigo del pueblo” precisamente por luchar en solitario por el bien colectivo. Los componentes de esa sociedad prefieren la ceguera voluntaria y cómoda que le proporciona beneficios a corto plazo, pero destructivos, en lugar de realizar cambios que produzcan ganancias a largo plazo, pero duraderos. En su defensa ante el pueblo acusador, y como respuesta a la afirmación del director del periódico local (el señor Hovstad) afirmando que “La mayoría siempre tiene la razón”, el Doctor Sotckman contesta: “ No; la mayoría no tiene la razón nunca. Esa es la mayor mentira social que se ha dicho. Todo ciudadano libre debe protestar contra ella. ¿Quiénes suponen la mayoría en el sufragio? ¿Los estúpidos o los inteligentes? Espero que ustedes me concederán que los estúpidos están en todas partes , formando la mayoría aplastante. (Escándalo y gritos) ¡Ahogad mis palabras con vuestro vocerío! No sabéis contestarme de otra manera. Oíd: La mayoría tiene la fuerza , pero no tiene la razón”. Al final de la obra, Sotckman afirma: “Me aventuro a decir que soy uno de los hombres más poderosos del mundo. El hombre más poderoso del mundo es el que está más solo”.


2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, Yolanda.Todas son opiniones muy sabias.

    Me ha gustado especialmente la parte de Ibsen. ¡Que mente tan sensata y lúcida!

    Yo siempre me he sentido bastante marciano comparado con el resto de la sociedad. Nunca me he identificado con la mayoría. Durante mi juventud, me resultó preocupante. Con los años, me he dado cuenta de que es una bendición. que es algo de lo que debo sentirme orgulloso, para bien o para mal.

    Hace años que no sé lo que es la soledad. es terrible sentirse sólo, pero yo, ya conoces mi situación, echo de menos unas horas o un día en total soledad. Bueno, total no. Sólo con mis galgas. Sin humanos.

    Gracias por mostrarnos esta entrada, Yolanda.

    besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Alberto. Me alegra que te haya resultado interesante.
    Si no conoces "Un enemigo del pueblo" te aconsejo su lectura. Es uno de mis libros preferidos.
    Recuerdo que vi la obra de teatro por televisión cuando yo era una niña. ¡Qué tiempos aquellos!
    El protagonista era José Bódalo, un genial actor. Todo el diálogo es increíblemente bueno. Describe a la perfección quién es quién en la sociedad en que vivimos. Hice un trabajo sobre esta obra de Ibsen hace tiempo. Algún día lo compartiré con vosotros. Creo que es de lectura obligatoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar