lunes, 19 de julio de 2010

Carta abierta al Embajador de Italia en España pidiendo su apoyo para el ciudadano italiano Simone Righi


Excmo. Sr. Don Pasquale Terracciano, Embajador de Italia en España :


         El motivo de mi carta es para pedirle su apoyo a un ciudadano italiano tratado injustamente en España, su nombre es Simone Righi. En octubre del año 2007, Simone y su compañera, visitaron Cádiz junto con sus tres perros. Durante su estancia pensaron  que sería aconsejable hospedar a los canes en una residencia y  preguntaron a un policía dónde había un lugar para alojarlos. El policía les aconsejó dejarlos en la “residencia” canina de Puerto Real. Como la pareja confiaba en la veracidad del ajente, decidieron llevar a los perros a éste lugar. Previo pago, los dejaron allí, sin tener ninguna duda de que se encontrarían bien atendidos y protegidos.

          Transcurrieron cuatro días y la pareja volvió a Puerto Real para recoger de nuevo a Holli, Vito y Maggie, pero ellos ya no estaban. Tras realizar averiguaciones llegaron a conocer el terrible engaño del que habían sido víctimas. La “residencia canina” era en realidad el corredor de la muerte de Cádiz, donde más de 1.500 perros eran asesinados al año mediante uno de los procedimientos más crueles usados con ésta finalidad, la inyección de Mioflex. Holli, Vito y Maggie, habían perdido la vida tras una larga agonía por ésta inyección letal. Simone y su pareja se sintieron abatidos, pero ésto no les impidió dar la voz de alarma y con prontitud se organizó un acto de protesta.

         Coincidiendo con la celebración del Día de la Patrona de Cádiz, en el que participó la Corporación Municipal, cientos de personas se habían reunido para denunciar el asesinato de miles de perros, entre los que se encontraban Holly, Vito y Maggie, en Puerto Real . Apoyado por los convocantes asistió también Simone,  resuelto a expresar su dolor y exigiendo justicia por el crímen cometido con sus perros. Éste se acercó a los miembros de la Corporación, acompañado por otros manifestantes.  En ningún momento atentaron contra nadie pero, en presencia de todos los convocantes, Simón fue agredido por varios policías, reducido y maltratado como un delincuente. Así mismo, varios manifestantes fueron golpeados igualmente; entre ellos se encontraban ancianas, mujeres con sus niños, e incluso perros que habían sido rescatados de dicha perrera y que acudían con sus amos.

           La víctima inocente fue encarcelada y estuvo en prisión dos meses. Durante los primeros días de encarcelamiento a Simone se le mantuvo incomunicado, sin opción para acudir a un abogado, tratado como un criminal peligroso. Pese a que no hay ninguna prueba condenatoria pero sí testigos que apoyan a Simone y corroboran su inocencia, el próximo mes de octubre se celebrará el juicio en el que el fiscal pide diez años de cárcel para éste ciudadano italiano.

         Señor Embajador, miles de españoles nos solidarizamos con Simone Righi y exigimos que se haga justicia. La vida de éste hombre se ha visto truncada por perder a sus seres queridos mediane engaño y posteriormente habérsele privado de los más elementales derechos, negándosele incluso la presunción de inocencia. Así mismo, le pedimos que tome las medidas necesarias para que se cumplan las leyes y ofrezca su colaboración para que éste ciudadano italiano —y nosotros con él—,  recupere su confianza en la justicia. Simone Righi debe ser indemnizado por todos los daños sufridos en su persona y en sus animales. Su dignidad tiene que ser restablecida y con la de él, la de cualquier ser humano, independientemente del país donde resida y su procedencia. Confiamos en que usted y la Embajada Italiana no le dejarán desamparado.

         Agradeciéndole su atención y esperando su respuesta,


                                Reciba un cordial saludo

                                       Atentamente, Yolanda Plaza Ruiz












 En éste enlace podéis encontrar los correos de la Embajada:





No hay comentarios:

Publicar un comentario