domingo, 23 de mayo de 2010

Lo que la industria pesquera y los medios de desinformación no quieren que sepas

La contaminación del mar procedente de ciertos productos químicos resistentes a la desintegración que se acumulan en los tejidos de organismos vivos (fauna y flora marinas),  alteran  el funcionamiento del sistema hormonal que, a su vez, provoca problemas reproductores, induce el cáncer, afecta al sistema inmunológico e interfiere con el desarrollo normal en la infancia.


CONTAMINACIÓN DEL MAR

Información recogida  de Greenpeace



Un importante impacto de la actividad humana en los océanos es la contaminación marina. No se trata sólo de vertidos de crudo provocados por accidentes y por los productos que ocasiona la limpieza de tanques. A pesar de la gran visibilidad de los vertidos de crudo en medio marino, las cantidades implicadas son pequeñas comparadas con las de los contaminantes procedentes de otras fuentes (como las aguas residuales domésticas, vertidos industriales, aguas superficiales urbanas e industriales, accidentes, vertidos, explosiones, extracción de petróleo, minería, nutrientes y pesticidas agrícolas, fuentes de calor residual y vertidos radiactivos).

Pájaro contaminado en el Mar Negro

La contaminación de origen terrestre supone alrededor del 44 por ciento de los contaminantes que llegan al mar y las fuentes atmosféricas suponen un 33 por ciento. Por otra parte, el transporte marítimo aporta sólo alrededor del 12 por ciento.



Las escalofriantes zonas muertas


El impacto de la contaminación es muy diferente. La contaminación por nutrientes procedentes de los vertidos residuales y de la agricultura pueden producir una aparición masiva inadvertida y posiblemente peligrosa de algas en las aguas costeras. Al morir y descomponerse, estas algas utilizan el oxígeno del agua, lo que, en algunas zonas, ha provocado unas ‘escalofriantes zonas muertas' (CDZ), donde el oxígeno disuelto en el agua disminuye a unos niveles incapaces de sostener la vida marina. La contaminación industrial contribuye también a la creación de estas zonas muertas al verter sustancias que, al degradarse, utilizan también el oxígeno disuelto.


Contaminación radiactiva

La contaminación radiactiva en el mar tiene varias fuentes. Históricamente han contribuido a ella las pruebas nucleares y también el funcionamiento normal de las centrales nucleares, pero con diferencia las fuentes más importantes de elementos radiactivos vertidos al mar creados por el hombre son las plantas nucleares de reprocesado de combustible como la de La Hague en Francia y la de Sellafield en el Reino Unido. Sus vertidos han provocado la contaminación de todos los recursos marinos vivos en un área extensa; pudiéndose encontrar trazas de elementos radiactivos en algas de lugares tan lejanos como la costa oeste de Groenlandia y a lo largo de la costa de Noruega


Metales pesados

En los vertidos de productos químicos en los océanos pueden detectarse enormes cantidades de diferentes sustancias. Se estima que actualmente se emplean unos 63.000 productos químicos diferentes, de los cuales unos 3.000 suponen el 90 por ciento de la producción total en peso. Cada año salen al mercado más de 1000 nuevos productos químicos sintéticos.

De todos estos productos químicos, unos 4.500 pueden clasificarse como peligrosos, son los conocidos como contaminantes orgánicos persistentes (COPs), resistentes a la desintegración que se acumulan en los tejidos de organismos vivos (toda la fauna y flora marinas), alterando el funcionamiento del sistema hormonal que, a su vez, provoca problemas reproductores, induce el cáncer, afecta al sistema inmunológico e interfiere con el desarrollo normal en la infancia.

Los COPs pueden también viajar grandes distancias en la atmósfera y depositarse en regiones frías. Por ello, las poblaciones de esquimales que viven en el Ártico, una gran distancia de las fuentes de estos contaminantes, son uno de los pueblos más contaminados del planeta, ya que dependen de alimentos marinos ricos en grasas como el pescado y las focas. Los COPs incluyen las dioxinas y PCBs (bifenilos policrolados) altamente tóxicos además de varios pesticidas como el DDT y la dieldrina. Se piensa que estos productos químicos son también los responsables de las dificultades de reproducción que experimentan algunos osos polares.


¿Tienes pescado a los COPS de cena?

Asusta pensarlo, pero el pescado consumido por las personas en regiones templadas también está afectado por los COPs. El pescado azul tiende a acumular COPs en su cuerpo y puede pasar a los consumidores. Cuando el pescado azul es convertido en alimento para peces y aceite de pescado y es usado después  para alimentar a otros animales, ésta puede llegar a ser una vía de ingestión para los humanos. En algunos países el pescado y marisco de piscifactoría, los productos de la leche, las aves y los cerdos son alimentados con harina de pescado, por lo que la carne y los productos lácteos además del pescado natural y el procedente de piscifactorías pueden actuar como nuevas fuentes de ingestión de estos productos químicos.




Minería





La contaminación por metales procedentes de la minería y las industrias de producción y procesado puede dañar la salud de la flora y la fauna marinas y hacer que parte del pescado no sea adecuado para el consumo humano. La contribución a este problema de las actividades humanas es muy grave: la cantidad de mercurio vertido al medio ambiente por diversas industrias es unas cuatro veces superior a la cantidad emitida por procesos naturales como la descomposición natural y la erosión.









Petróleo

La forma más visible y familiar de contaminación son los vertidos de petróleo provocados por accidentes de petroleros y la limpieza de tanques en el mar, que, además de graves impactos a corto plazo, provocan serios problemas a largo plazo. En el caso del Exxon Valdez que encalló en Alaska en 1989, los impactos biológicos del vertido de crudo son aún evidentes 15 años después del desastre. El Prestige, que se hundió frente a las costas españolas a finales de 2002, provocó enormes pérdidas económicas al contaminar más de 100 playas de España y Francia y provocar graves pérdidas a la industria pesquera local.










Los humanos nos hemos otorgado el triste "derecho" de destruir cualquier forma de vida en el planeta. 







martes, 11 de mayo de 2010

Fauna silvestre, las víctimas olvidadas por algunos colectivos

Paso información recogida de Ecoticias.com

Es importante luchar por los derechos de los animales "domésticos", pero estas criaturas, los animales silvestres,
también merecen nuestro esfuerzo.



Fauna silvestre a merced de traficantes



La escasez de recursos para el control y la fuerte demanda desde países del Norte deja el campo libre en Guatemala al tráfico ilegal de animales silvestres, muchos en riesgo de extinción, advierten expertos y ambientalistas.

El lugar más afectado por el trasiego de especies es el norteño departamento de Petén, fronterizo con México, donde el gobierno declaró área protegida una superficie de 2,1 millones de hectáreas para optimizar la conservación y restaurar la flora y fauna depredadas.

Petén, con 35.854 kilómetros cuadrados, alberga uno de los bosques tropicales más grandes de América, con una gran cantidad de sitios arqueológicos de la cultura maya.

Si bien existen controles en esa zona, el delegado del Consejo Nacional de Áreas Protegidas en Petén, Julio Madrid, admitió que es muy difícil la tarea, pues sólo se cuenta con unos 300 cuidadores para toda esa extensión forestal.




El contrabando de animales en el área se ha convertido en una actividad común. "Existe una unidad técnica de control y protección que se encarga de los ejemplares decomisados, que son llevados al centro de rescate", explicó Madrid a Tierramérica.

Esa suerte corrieron, por ejemplo, los animales descubiertos cuando eran ingresados a Estados Unidos en diciembre de 2009. El cargamento, dirigido a la firma Bruce Edelman Reptiles Imports and Exports Inc, en Miami, despertó las dudas del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de ese país, que dio aviso a Guatemala.

El envío constaba de 300 iguanas verdes (Iguana iguana) y una cantidad indeterminada de tortugas, ranas y tarántulas, todas en peligro de desaparición.




Tras la advertencia estadounidense, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) guatemalteco descubrió que la firma Zooservicios, responsable del cargamento, sólo tenía autorización para transportar iguanas.

Aunque las iguanas también están en riesgo, los ejemplares confiscados en Miami eran nacidos en cautiverio y por tal podían ser comercializados, aclaró a Tierramérica el director de vida silvestre del Conap, Kurt Dutches.

"Hay empresas en el país dedicadas a reproducir venados de cola blanca, ranas, iguanas y otros animales, que pueden ser exportados de manera controlada y previo cumplimiento de la ley", que establece una autorización y sólo "para aquellos ejemplares nacidos en cautiverio de segunda generación", explicó.

La confirmación de la ilegalidad motivó la cancelación en marzo del permiso para operar otorgado a la empresa guatemalteca.

No era la primera vez que Zooservicios utilizaba esta triquiñuela para vender ejemplares silvestres.

Entre noviembre de 2008 y abril de 2009 había enviado a Miami 5.112 animales, todos de forma ilegal, según la investigación del Conap, que derivó en una denuncia presentada el 11 de enero ante el Ministerio Público.

Otro caso de contrabando saltó a luz pública el 12 de marzo, cuando la policía localizó en una vivienda de la ciudad de Guatemala más de 70 animales silvestres, entre ellos guacamayas, venados, pavos reales, faisanes, mapaches, pericos, tucanes, loros y monos capuchinos.




El Conap indica que en Guatemala están en riesgo de extinción 1.600 especies de flora y 740 de fauna.

La ley de protección promulgada en 1996, que creó el Conap, fija una pena de prisión de cinco a 10 años y una multa de 1.250 a 2.500 dólares para el delito de tráfico de especies en peligro de extinción.

Según las autoridades, existe una larga lista de animales con gran demanda en el extranjero, principalmente en Estados Unidos y Europa, "donde son vendidos como mascotas exóticas".

Entre ellos se encuentran las iguanas verdes, las iguanas del desierto (Dipsosaurus dorsalis), las ranas de ojos rojos (Agalychnis callidryas) y verdes (Lithobates vibicarius), además de serpientes, tarántulas y tortugas.




El veterinario Fernando Martínez, de la no gubernamental Asociación de Rescate y Conservación de Vida Silvestre y del Centro de Rescate de Animales Silvestres, señaló a Tierramérica que anualmente reciben entre 300 y 500 animales, la mayoría producto del tráfico ilegal.

"Hemos visto que cada año baja más el tráfico de animales", indicó el experto. Pero aclaró de inmediato que ello no obedece a una mejora en los controles, sino "a la pérdida de hábitat natural de la reserva, porque cada año es mayor el avance de la frontera agrícola" y la consecuente deforestación.



Para Martínez, la falta de recursos es una seria limitante para el cuidado de la biodiversidad. Y, a su entender, el gobierno no se preocupa por esta situación.

Más allá del tráfico ilegal, Julio González, del no gubernamental Colectivo Ecologista MadreSelva, dijo a Tierramérica que el cambio del uso del suelo, el avance de los monocultivos, las represas hidroeléctricas y la minería son factores de la gran pérdida de biodiversidad.

Por ello, demandó reformar la Ley de Áreas Protegidas y la Ley Forestal de 1996 para salvaguardar el ambiente y con ello la vida de los seres humanos.

* Este artículo fue publicado originalmente el 8 de mayo por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.

Danilo Valladares - ipsnoticias.net

http://www.ecoticias.com/naturaleza/26079/Fauna-silvestre-a-merced-de-traficantes




Imágenes sin comentarios

Creo que con estas imágenes no hacen falta comentarios. 


Hay momentos en que las palabras sobran...





¡¡¡¿¿Hasta dónde vamos a llegar con el maltrato a los animales??!!




Para los que no lo sepan, en España aun hay puestos callejeros que venden ancas de rana.
Yo los he visto en Cáceres.

sábado, 8 de mayo de 2010

Aprovechando el sopor de la digestión

Aprovechando el sopor de la digestión
del medio pollo que cenaste
te da por meditar que quizá debieras hacer algo
por los derechos animales



-no los del animal humano : ¡no seas bestia…!:
de ellos sa se encargan las dueñas de las cámaras de gas-


es muy importante que los animales mueran
con sus plenos derechos inviolados
con su derecho a ser masacrados dignamente
        el derecho a un humano retorcerles el pescuezo
                      o a triturar su cerebro
así –piensas- nadie podría acusarte
                           de indiferencia


recapacitas bien / eres sabia persona
debe deberse a tu magnífico intestino…



Xavier Bayle

Cuaderno de equilibrios y descréditos

La OMS detecta una ligera mutación del H5N1 y un contagio entre humanos en Indonesia  (Imagen: Bagus Indahono / Efe)

jueves, 6 de mayo de 2010

Tráfico de especies una asignatura pendiente


PEDRO POZAS TERRADOS




El holocausto continúa y con él, va disipándose la esperanza de la razón y la sensatez que deberían primar en el ser humano.
Cada año, más de 5.000 especies desaparecen de la faz de la Tierra
No olvidemos, que de nosotros depende que este tráfico ilegal o legal
(mascotas exóticas con destino al comercio) termine. La solución, es
bien sencilla. Si no hay cliente no existe vendedor.





2010 ha sido declarado por Naciones Unidas como el año internacional
de la Biodiversidad. Por ese motivo se realizan cientos de eventos, la
mayoría jornadas, conferencias, ferias en las que nos quieren mostrar
los esfuerzos que se están realizando para proteger la biodiversidad
de nuestro planeta. Sin embargo, no se están poniendo  medidas para
frenar a las multinacionales en su avance hacia una destrucción
desenfrenada que están ocasionando con el consentimiento de todos los
gobiernos del mundo.







Además nos topamos de frente con el grave problema del tráfico de
especies, que en lugar de remitir, cada vez aumenta. El precio que
pagamos por este desmesurado comercio, adquiere cada vez más, una
mayor gravedad, al romperse el equilibrio ecológico en el cual
vivimos. Numerosos informes científicos, demuestran que estamos
rompiendo la balanza que estabiliza nuestro único planeta, exponiendo
nuestra propia subsistencia. A pesar de ello, el holocausto continúa y
con él, va disipándose la esperanza de la razón y la sensatez que
deberían primar en el ser humano.

El comercio internacional con especies de fauna y flora silvestres,
sus restos y productos derivados, es hoy un gran negocio que mueve
millones de dólares al año. Una gran parte de este volumen corresponde
a transacciones comerciales legales, reguladas por distintas leyes
nacionales y tratados internacionales. Pero una tercera parte de este
comercio, responde a actividades ilegales de tráfico de especies en
peligro  introducidas de contrabando, en los distintos países del mundo.




El 14 de septiembre de 1990, hace veinte años, en un intercambio
cultural entre España e Hispanoamérica para celebrar el V Centenario
del Descubrimiento, zarpó del puerto de Huelva, el buque ?Guanahani?,
de la expedición “Aventura 92" con 430 estudiantes y 30 miembros de la
tripulación. Tras su travesía por la península del Yucatán, Costa
Rica, Panamá, Cartagena de Indias y Puerto Rico; el 22 de octubre
entraba en el puerto de Cádiz, finalizando felizmente el viaje que
duró 40 días y cuyo Jefe de Expedición era Miguel de la Cuadra
Salcedo. Posterior al recibimiento y protocolo organizado a su
llegada, nadie esperaba lo que tres horas después fue confirmado. La
bodega del barco fue inspeccionada por la Guardia Civil, encontrando
más de sesenta loros y guacamayos, dos primates, cinco caimanes
disecados y dos tucanes. Los responsables el Capitán del barco y
varios marineros, fueron denunciados. Se decomisaron un total de 81
animales protegidos y en peligro de extinción. Todos ellos se
encontraban en deplorable estado y según algunos testigos, muchos más
murieron en el viaje de regreso a España.

Hoy día, los casos se siguen sucediendo. Estados Unidos, Japón, Europa
y los países del Este, son los principales consumidores de naturaleza
silvestre del mundo,  destino principal de un comercio que tiene en
los países en vías de desarrollo (Sudamérica, África y Asia), sus
principales proveedores, debido principalmente a la destrucción del
hábitat, la deforestación continuada y los monocultivos que asolan
regiones enteras donde antes florecía en todo su esplendor las selvas
tropicales.



Cada año, más de 5.000 especies desaparecen de la faz de la Tierra.
Esta alarmante pérdida de diversidad biológica, compromete seriamente
el futuro de un desarrollo sostenible.
Especies cómo el tigre de bengala, el elefante asiático y africano, el
rinoceronte blanco y negro, el panda gigante, el loro negro asiático,
los grandes simios, la tortuga marina, el tucán, árboles de madera
preciosa como la caoba, palo santo, los guacamayos, ranas, orquídeas,
cactus....etc, se encuentran al borde de su extinción, estando
incluidas en una lista roja que cada día aumenta vertiginosamente.
Recientemente Naciones Unidas ha dado un comunicado en el que en
quince años, el gorila habrá desaparecido. Impresionante afirmación
que sin embargo, no hace dispararse la alarma, fundiéndose entre los
cientos de teletipos que escupen las agencias internacionales y que se
pierden en verdaderos amasijos de papel que van directamente a las
papeleras. Hay que recordar que el 2009 fue considerado el año del
gorila. Hoy se anuncia su desaparición. ¿Ocurrirá lo mismo con la
biodiversidad?.






DI: ¡NO!.  TU DECIDES

El destino de la humanidad, parece estar atado a seguir viviendo en la
Tierra y de la Tierra cogemos los recursos que ésta nos ofrece. Pero
son limitados, no podemos dilapidarlos alegremente. Debemos cuidar
“nuestro huerto”, y sobre todo, aprender a no usarlo por encima de su
capacidad de regeneración.

No olvidemos, que de nosotros depende que este tráfico ilegal o legal
(mascotas exóticas con destino al comercio) termine. La solución, es
bien sencilla. Si no hay cliente no existe vendedor. Sin el vendedor,
desaparece el mayorista y con él, el tráfico se hunde y se disipa. Una
fórmula que requiere una suficiente concienciación por parte de los
ciudadanos, a la hora de poseer mascotas y animales exóticos.
Disfrutar de un loro parlanchín o un guacamayo, significa que otros
muchos han muerto en el camino. No merece la pena tanto sacrificio por
sólo un capricho.



Decir NO a la compra  de un ejemplar exótico (reptil, peces
tropicales, loros, etc.), es decir NO al TRAFICO ILEGAL DE ESPECIES Y
DE MASCOTAS TROPICALES…
La falta de sensibilidad e información sobre este tema, es la causante
de muchos problemas. Así, una gran parte del volumen de animales que
se captura anualmente, se utiliza para satisfacer la demanda de
animales de compañía cada vez más exóticos, de objetos decorativos
(trofeos, pieles,..). Pero debemos pensar que esos animales exóticos,
aunque sean legales en su comercio, proceden de un determinado lugar
que posiblemente ha sido destruido, donde muchos otros han muerto,
donde ha desaparecido la biodiversidad o parte de ella  de esa zona,
donde en el camino rumbo a las tiendas de comercio, han perdido la
vida numerosos de ellos debido sobre todo a las malas condiciones en
el transporte.


Los cinco millones de pájaros vivos que circulan anualmente por el
mercado mundial; el millón y medio de reptiles importados sólo en
EE.UU.., y  destinados al mercado de “mascotas”; o los más de 25
millones de mariposas que exporta anualmente Taiwán para los
coleccionistas; demuestran la magnitud del desbordamiento de una
actividad fruto de la idea de “que cualquier animal puede convertirse
en un animal de compañía, y cuanto más exótico mejor” o de “que un
elemento decorativo natural” en nuestros hogares, es signo de buen
gusto y de aprecio por lo natural.


Ante esta perspectiva, tanto a nivel personal, como social, debemos:

* Tomar conciencia, cuando compremos un animal exótico o algún
producto derivado, de si su captura ha afectado negativamente a las
poblaciones silvestres o al propio individuo. Si es peligroso o puede
influir negativamente en los ecosistemas autóctonos, en caso de que se
nos escape. Si es justificable privar de libertad a un ser vivo, con
el único propósito de poseerlo, recluyéndolo en espacios que no tienen
nada que ver con los de sus hábitats natural.



* Informarnos sobre como vive la fauna y flora en la naturaleza,
desterrando ideas equivocadas y caprichos que resultan nefastos.

* Evitar  el consumo de animales, plantas y sus derivados que
perjudique claramente a individuos y poblaciones silvestres.

* Potenciar la tenencia de los animales de compañía tradicionales,
frente al exotismo de las nuevas “mascotas”.

La conservación de la biodiversidad, está íntimamente atada al
comercio de animales y plantas. Tanto es así, que se la considera el
segundo factor de importancia en la desaparición de especies, después
de la destrucción de sus hábitats. Como dice el naturalista británico
Gerald Durrell:

“La clave para prevenir la terrible violación de seres en su estado
natural que supone el tráfico ilegal de animales, es la educación. Es
necesario enseñar a la gente, que todos los elementos de la
naturaleza, son un recurso renovable, si se utilizan con cuidado y no
se malgastan. Si se le enseña que su herencia natural es algo que debe
enorgullecerle, y que debe protegerla y no malgastarla para obtener
ganancias egoístas a corto plazo, el resultado será, probablemente,
una utilización más prudente de la naturaleza, en beneficio de todos”.





El mantenimiento de la diversidad biológica se consigue, entre otras
maneras, mediante la protección de sus hábitats naturales, manteniendo
áreas de interés especial con programas específicos de conservación.
Hoy en día, el comercio de especies aporta pocos beneficios económicos
reales a los países en proceso de desarrollo (mayores exportadores).La
falta de estrategias de explotación que aseguren una producción
sostenible, ha hecho de este comercio una actividad básicamente
predadora, en la que los grandes beneficiarios son los intermediarios
y los comerciantes de los países ricos.
Decir ¡NO!  a la compra de animales exóticos, es decir ¡NO! al Tráfico
Ilegal de Especies y a la pérdida de la riqueza genética del planeta
en el cual habitamos. La naturaleza no debe de estar en venta.

 Pedro Pozas 

Más información sobre el artículo:

http://www.ecoticias.com/naturaleza/25789/Trafico-de-especies-una-asignatura-pendiente



domingo, 2 de mayo de 2010

Las hormigas

Tracey era niña en un pueblo de Connecticut,y practicaba entretenimientos propios de su edad,como cualquier otro tierno angelito de Dios en el estado de Connecticut o en cualuier otro lugar de este planeta.

Un día, junto a sus compañeritos de la escuela,Tracey se puso a echar fosfóros encendidos en un hormiguero. Todos disfrutaron mucho de este sano espacimiento infantil; pero a Tracey la impresionó algo que los demás no vieron o hicieron como que no veían,pero que a ella la paralizó y le dejó,para siempre,una señal en la memoria:



…ante el fuego, ante el peligro, las hormigas se separaban en parejas, y de a dos,bien juntas, bien pegaditas, esperaban la muerte.



Eduardo Galeano


Vídeo de Eduardo Galeano recitando este relato:


El derecho de soñar (Fragmento)

Vaya uno a saber cómo será el mundo más allá del año 2000. Tenemos una única certeza: si todavía estamos ahí, para entonces ya seremos gente del siglo pasado y, peor todavía, seremos gente del pasado milenio.

Sin embargo, aunque no podemos adivinar el mundo que será, bien podemos imaginar el que queremos que sea.

El derecho de soñar no figura entre los treinta derechos humanos que las Naciones Unidas proclamaron a fines de 1948.
Pero si no fuera por él, y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed.

Deliremos, pues, por un ratito. El mundo, que está patas arriba, se pondrá sobre sus pies:

-En las calles, los automóviles serán pisados por los perros













-El aire estará limpio de los venenos de las máquinas, y no tendrá más contaminación que la que emana de los miedos humanos y de las humanas pasiones.

-La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el super-mercado, ni será mirada por el televisor.


-El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia,
y será tratado como la plancha o el lavarropas.

La gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar.

En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a hacer el servicio militar,
sino los que quieran hacerlo.

Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas.




Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas.







Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos.

Los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas.

El mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza,
 y la industria militar no tendrá más remedio que declararse
en quiebra por siempre jamás.





Nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión.

Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura,
porque no habrá niños de la calle.



Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero,
porque no habrá niños ricos.




La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla.

La policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla.

La justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir
separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda.







Una mujer, negra, será presidente de Brasil
y otra mujer, negra, será presidente de los Estados Unidos de América.
Una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú.

En Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental,
porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria.



La Santa Madre Iglesia corregirá algunas erratas de las piedras de Moisés.
El sexto mandamiento ordenará: "Festejarás el cuerpo".
El noveno, que desconfía del deseo, lo declarará sagrado.

La Iglesia también dictará un undécimo mandamiento,
que se le había olvidado al Señor:
"Amarás a la naturaleza, de la que formas parte".




La perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses.




Todos los penitentes serán celebrantes, y no habrá noche que no sea vivida como si fuera la última, ni día que no sea vivido como si fuera el primero.









Eduardo Galeano


Vídeo con Eduardo Galeano recitando  “El derecho de soñar”:







El texto completo de "El derecho al delirio" o "El derecho de soñar" de Eduardo Galeano, lo puedes encontrar en este enlace: 



Algo está cambiando en el modo de relacionarnos

Quiero compartir con vosotros parte de un artículo publicado por Eduardo Punset en su blog. A continuación os paso el enlace para que sigáis disfrutando de su lectura.



Ni las mujeres, ni los maridos, ni los niños ni los animales –domésticos o no– son nuestros...

La propiedad privada y el consiguiente dominio se ejercen sobre los objetos, pero no sobre los organismos vivos


Autor: Eduard Punset 18 Abril 2010



No es difícil prever que en pocos años cambiará el entramado de las relaciones sociales: maestros-alumnos, miembros de la pareja, redes sociales afianzadas por la distancia, jefe-subordinado, dueño-animal doméstico. Y lo hará por tres razones básicas que están aflorando, pero que la mayoría no ha querido ver aún.
1. En primer lugar, estamos a punto de constatar que ni las mujeres, ni los maridos, ni los niños ni los animales –domésticos o no– son nuestros. Hasta hace poco se estaba convencido de que las mujeres eran propiedad del marido; que los maridos pertenecían a mujeres determinadas; que a los niños de uno se les podía zurrar porque eran incuestionablemente propiedad de uno y, por supuesto, los perros y gatos tanto como los pájaros domesticados no tenían más dueño que el que, de vez en cuando, los alimentaba.
Ahora resulta que ni siquiera la ley defiende estas posiciones tan arraigadas en la mayoría de los países. La propiedad privada y el consiguiente dominio se ejercen sobre los objetos, pero no sobre los organismos vivos, afortunadamente.

Las consecuencias de la asimilación progresiva por las sociedades modernas del cambio al que me refiero tienen ya repercusiones visibles en la vida diaria, donde se afinca el respeto a los márgenes de libertad mutuos en la pareja, la disminución en los niveles de maltrato a los niños o la revelación creciente y escandalosa de abusos sexuales con ellos; así como la creciente polémica en torno a la prohibición legal de deportes relacionados con animales en los países en que esos deportes se practican.

Eduard Punset


Enlace para leer todo el artículo: