jueves, 22 de abril de 2010

Pasividad




¿Usted ve alguna salida?
Lo que es yo, por mi parte, no la veo.
Hay gente que entiende lo que está pasando, pero se limitan a lamentarlo. Falta pasión, ese es el secreto de este gran globo democrático en que nos hemos convertido. Durante varios lustros hemos sido serenos, objetivos, pero la objetividad es inofensiva, no sirve para cambiar el mundo, ni siquiera para cambiar un país de bolsillo como éste.
Hace falta pasión, y pasión gritada, o pensada a los gritos, o escrita a los gritos.
Hay que gritarle en el oído a la gente, ya que su aparente sordera es una especie de autodefensa, de cobarde y malsana autodefensa.
Hay que lograr que se despierte en los demás la vergüenza de sí mismos, que se sustituya en ellos la autodefensa por el autoasco.
El día que sientas asco de tu propia pasividad, ese día te convertirás en algo útil.

Mario Benedetti
La tregua


Me sirve y no me sirve

La esperanza tan dulce
tan pulida tan triste
la promesa tan leve

 no me sirve


no me sirve tan mansa
la esperanza


la rabia tan sumisa
tan débil tan humilde
el furor tan prudente
no me sirve



no me sirve tan sabia
tanta rabia



el grito tan exacto 
si el tiempo lo permite
alarido tan pulcro
no me sirve



no me sirve tan bueno
tanto trueno



el coraje tan dócil
la bravura tan chirle
la intrepidez tan lenta
no me sirve



no me sirve tan fría 
la osadía



sí me sirve la vida
que es vida hasta morirse
el corazón alerta
sí me sirve



me sirve cuando avanza
la confianza



me sirve tu mirada
que es generosa y firme
y tu silencio franco
sí me sirve



me sirve la medida 
de tu vida



me sirve tu futuro
que es un presente libre
y tu lucha de siempre
sí me sirve



me sirve tu batalla
sin medalla



me sirve la modestia
de tu orgullo posible
y tu mano segura
 
sí me sirve



me sirve tu sendero
compañero



Mario Benedetti 


No hay comentarios:

Publicar un comentario