jueves, 10 de diciembre de 2009

Los hombres son unos nazis para los animales


NUESTRO SILENCIO Y PASIVIDAD ES UNA TRAICIÓN


Recordando las palabras de Isaac Bashevis Singer: “Los hombres son unos nazis para los animales”, he reflexionado en la relación de este genocidio con lo que supone el sufrimiento causado a los animales, supuestamente no racionales, con el hombre como verdugo indiscutible".
.

En la película del director Ernst Lubitsch, titulada “Ser o no ser”, uno de los protagonistas mantiene un monólogo en el que se expresa en estos términos:

“Soy un judío.

¿Es que un judío no tiene ojos? ¿Es que un judío no tiene manos, órganos, proporciones, sentidos, afectos, pasiones?

¿Es que no está nutrido de los mismos alimentos, herido por las mismas armas, sujeto a las mismas enfermedades, curado por los medios, calentado y enfriado por el mismo verano y por el mismo invierno que un cristiano?

¿Si nos pincháis, acaso no sangramos?

¿Si nos cosquilleáis, acaso no reímos? ¿Si nos envenenáis, acaso no morimos? Y si nos ultrajáis ¿no nos vengaremos?"



Si estos razonamientos tan lógicos podemos aplicarlos a cualquier humano, ¿por qué no lo hacemos de igual modo para comprender nuestra necesidad de hacer justicia en nuestro trato con el resto de los animales? Si un animal pudiera defenderse con lenguaje humano, podría decirnos más o menos así:

“Soy un animal...

.

¿Es que un animal no tiene ojos? ¿Es que un animal no tiene manos, órganos, proporciones, sentidos, afectos, pasiones?

.
¿Es que no está nutrido de alimentos, herido por armas, sujeto a enfermedades, calentado y enfriado por el mismo verano y por el mismo invierno que un hombre?
.
¿Si nos pincháis, acaso no sangramos? ¿Si somos felices, acaso no disfrutamos?
.
¿Si nos envenenáis, acaso no morimos? Y si nos maltratáis, a caso no intentamos defendernos?”


Volviendo a frases que se han hecho famosas con respecto a la matanza causada por los nazis, quisiera mencionar las que supuestamente dijo Martin Niemoller, pastor protestante alemán encarcelado por el gobierno de Hitler. Al parecer, tal y como conocemos este poema actualmente, es la versión aprobada por su viuda y dice así:

."Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.

.

Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

.

Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.


Podríamos seguir argumentando de esta manera:

.

Vinieron por los animales y no dije nada porque yo no era un animal”.

.
“Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.
.

Si no nos implicamos en hacer justicia y denunciar la tortura y asesinato organizado al que son sometidos nuestros compañeros del Planeta, no podemos asombrarnos cuando usando los mismos argumentos, nuestra propia vida corra peligro por la codicia, violencia y crueldad del que sólo los seres humanos tenemos el triste “honor” de poseer.

.

No tengo más que una piedra en mi honda; pero esa piedra es buena, esa piedra es la justicia. -Víctor Hugo
.

.

Yolanda Plaza Ruiz
.
.
Fotografías del blog de:

.
Ricardo Muñoz José
http://linde5-otroenfoque.blogspot.com/2009/08/blog-post.html



4 comentarios:

  1. Qué lástima siento al ver estas imágenes...pobres animales, qué les estamos haciendo. Me ha gustado mucho leer este post. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Laura, es un placer compartirlo contigo.

    Lo único positivo que podemos ver en todo este sufrimiento es que cada día somos más los que estamos abriendo los ojos ante tanto dolor y luchamos con los medios que podemos para que otras personas salgan de su apatía.
    Aunque tengo que reconocer que quizá sea demasiado tarde....

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. A veces, con tanto horror del que tenemos conocimiento, pienso que el infierno en el que viven los animales es irreversible, que hay demasiados intereses y demasiada ignorancia. Pero, por otro lado, creo que precisamente despertar conciencias divulgando esta terrible realidad hará que mucha más gente salga de su ignorancia, deje de participar en la explotación animal y así con pequeños cambios lleguemos al gran cambio. El momento en que todas las vidas tengan el mismo valor. Nosotros no lo veremos, aún estamos lejos, pero en el camino correcto, y es lo que me hace no perder la esperanza. Muchas gracias por tus palabras. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Creo que el texto que citas que viene del Mercader de Venecia de William Shakespeare, entre los actores es casi tan famosa como el acto tercero de Hamlet. La he oído muchas veces en otros contextos.
    Un besazo.

    ResponderEliminar