martes, 29 de diciembre de 2009

Alegría de la tristeza

En las viejas telarañas de la tristeza
suelen caer las moscas de sastre
pero nunca las avispas de aristófanes

uno puede entristecerse
por muchas razones y sinrazones
y la mayoría de las veces sin motivo aparente
sólo porque el corazón de achica un poco
no por cobardía sino por piedad

la tristeza puede hacerse presente
con palabras claves o silencios porfiados
de todas maneras va a llegar
y hay que aprontarse a recibirla

la tristeza sobreviene a veces
ante el hambre millonaria del mundo
o frente al pozo de alma de los desalmados

el dolor por el dolor ajeno
es una constancia de estar vivo

después de todo/ pese a todo
hay una alegría extraña/ desbloqueada
en saber que aún podemos estar tristes



M. Benedetti

4 comentarios:

  1. "hay una alegría extraña/desbloqueada en saber que aún podemos estar tristes"

    Mientras sentimos dolor ante el sufrimiento de los demás,estamos vivos.
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Juan, tienes razón, pobre de aquel que no tenga empatía y no le duelan las injusticias que nos rodean. Está muerto en vida, aunque no lo sepan, son cadáveres andantes. Nosotros sufrimos, por eso reaccionamos para intentar cambiar la situación de tantas criaturas inocentes.

    “el dolor por el dolor ajeno
    es una constancia de estar vivo”.

    Un saludo,
    Yolanda

    ResponderEliminar
  3. Genial Benedetti. Cuanta sensibilidad en sus palabras.

    Feliz 2010! Que este nuevo año venga lleno de momentos felices y justicia para nuestros hermanos no humanos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Feliz año, Laura.

    Gracias por participar este día.

    Un beso,

    Yolanda

    ResponderEliminar